Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Guillermo González Camarena

Guillermo González Camarena llegó al mundo el 17 de febrero de 1917 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Sus padres fueron Arturo González y Sara Camarena.

Contaba dos años de edad cuando sus padres se trasladaron a la Ciudad de México y se instalaron en la colonia Juárez, en donde transcurrió la mayor parte de la vida de Guillermo.

A la edad de 7 años se divertía fabricando todo tipo de juguetes movidos por electricidad… Todos sus domingos se los gastaba en pilas y focos, con los que se pasaba la mayor parte de su tiempo, entregado a su pasión, la cual era tan grande que se consagró por sí mismo a esos estudios y a la edad de 12 años construyó su primer transmisor de radioaficionado.

Para el año de 1930 se inscribió en la Escuela de Ingenieros Mecánicos Electricistas e ingresó a trabajar en la estación de radio de la Secretaría de Educación.

En 1932 obtuvo su licencia de operador de radio en la Secretaría de Gobernación, lo cual le dio acceso al laboratorio, en donde se encerraba para realizar sus experimentos de radioaficionado, además de que contaba ya con los ingresos necesarios para montar su propio laboratorio en casa…

Y ese mismo año, cuando contaba 15 años de edad, Guillermo construyó su primera cámara de televisión con piezas de radios descompuestos. Una vez que tenía su equipo se le ocurrió que mejoraría mucho si hubiera una televisión a color, así que se dio a la tarea de desarrollar el sistema tricromático secuencial de campos.

La construcción de su invento se veía como una misión imposible, pues las piezas que requería no sólo eran difíciles de conseguir, sino que su precio era muy elevado, pero él no se desanimó, pues sabía que, con el mismo ingenio con el que había transformado radios inservibles en una cámara de televisión, podría arreglárselas para cristalizar su proyecto.

Además, en el proceso su situación económica mejoró, gracias a que, además de concentrarse en sus estudios en electrónica, también había dejado fluir su inspiración musical para componer el éxito “Río Colorado”, canción que fue muy bien aceptada por el público y le generó regalías suficientes para cubrir los gastos del desarrollo de su idea.

Fue en el año de 1939 cuando presentó su flamante aparato de televisión a color, en su misma casa, ante el asombro de todos los asistentes, y para el 19 de agosto de 1940, a sus escasos 23 años de edad, se le otorgó la patente de su “sistema tricromático de secuencia de campos, utilizando los colores primarios, rojo, verde y azul, para la captación y reproducción de las imágenes” por parte de México y Estados Unidos.

A partir de entonces su vida cambió por completo, ya que su invento empezó a cobrar fama en Estados Unidos y el resto del mundo, lo cual no sólo le trajo satisfacciones, sino también muchos tragos amargos, debido a varios procesos legales que tuvo que seguir contra personas que pretendían robar sus ideas. Sucedió también que recibió muchas ofertas de estadounidenses que querían comprar su patente, y que cada vez le ofrecían más, hasta alcanzar cantidades estratosféricas, pero Guillermo las rechazó todas, argumentando que prefería ser pobre a que su patente se fuera al extranjero.

A finales de 1940 ingresó a trabajar a la radioemisora de la XEW como operador de estudios, y al año siguiente fue nombrado jefe de operadores de la XEQ y XEW.

Para 1942 perfeccionó su cámara y consiguió transmitir a distancia desde su laboratorio en forma experimental con las siglas XE1-GC en el canal 5.

El 27 de febrero de 1945, el Ing. González Camarena fue designado por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas para elaborar un estudio sobre las unidades de referencia para los distintos sistemas de comunicaciones eléctricas para mejorar el sistema de transmisiones por radio en cadena nacional, y el 6 de marzo de 1946 obtuvo de la misma entidad un permiso para sus laboratorios Gon-Cam para operar globos meteorológicos dentro de la Ciudad de México, con el propósito de estudiar la forma de reflejar las señales de televisión a lugares más distantes.

Para el 7 de septiembre de 1946, cuando contaba 29 años de edad, el Ing. Guillermo González Camarena inauguró oficialmente su primera estación experimental de televisión en México con equipo diseñado y construido por él mismo, la cual se identificaba con las siglas XEHGC Canal 5.

Un año después, en octubre de 1947, fue invitado por el Presidente de la República Mexicana, Lic. Miguel Alemán Valdés, a realizar un viaje a Estados Unidos y Europa para que, junto con el Instituto Nacional de Bellas Artes, emprendiera un estudio mundial sobre los distintos sistemas de televisión que comenzaban a surgir y determinara así las normas de funcionamiento y operación para la implantación comercial de la televisión mexicana.

En el año de 1949 presentó la televisión a colores durante la 9a. Asamblea de Cirujanos, como un instrumento esencial para la enseñanza de la Medicina, lo cual representó un gran paso en el desarrollo de esta ciencia.

El 25 de febrero de 1950 fue comisionado para que, en coordinación con la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, elaborara las disposiciones legales que regularizarían el funcionamiento y operación de radiodifusoras, televisoras, frecuencia modulada, onda corta, onda larga y radio facsímile de la República Mexicana.

Ese mismo año fue honrado con un reconocimiento internacional por sus conocimientos en electrónica, especialmente en televisión. A raíz de esto, la Universidad Columbia College de Chicago, Illinois, le encargó la fabricación de varios equipos de televisión a color para sus laboratorios, con lo que enorgulleció a nuestro país con la exportación de tecnología hecha en México.

Más tarde, esta misma universidad le otorgó el título de Catedrático Honoris Causa, el 25 de agosto de 1950.

El 10 de mayo de 1952 inauguró comercialmente su estación televisora XHGC Canal 5 (GC por las iniciales de sus apellidos) con equipo diseñado y construido por él mismo, en una transmisión a control remoto del Festival Excélsior del Día de las Madres.

En septiembre de 1954 la Universidad Columbia College de Los Ángeles, California, le otorgó el título de Doctor en Ciencias, el cual no se había concedido en Estados Unidos desde 1890, por lo que fue una vez más motivo de gran orgullo para nuestro país.

El 30 de marzo de 1957 el ahora Dr. González Camarena fue condecorado en su estado natal, Jalisco, con la insignia Mariano Bárcena y fue proclamado Hijo Predilecto de Jalisco.

Al año siguiente, 1958, Guillermo patentó un nuevo invento que complementaba y mejoraba su televisión a color, con lo que mejoraba considerablemente la fidelidad de la imagen, a la vez que abarataba la captación de los programas…

Y el 27 de marzo de 1960 patentó el caleidoscopio, que permitía generar efectos luminosos a color para aplicarlos en televisión.

En el mes de abril de 1961 realizó una presentación de los avances de su televisión a color durante la 5a. convención de la National Advertasing Broadcasters, en donde catalogaron a su sistema como la innovación más sobresaliente del año, y lo llamaron: "Psycho-Psychological Color Television".

El 20 de octubre de 1962 el Dr. González Camarena patentó un nuevo invento: el sistema bicolor simplificado para la televisión a colores, que es el que actualmente se aplica en los televisores contemporáneos.

Este invento fue tan revolucionario que el despacho del inventor se inundó de felicitaciones provenientes de todo el mundo, de entre las que destacaba al del Presidente de la República Mexicana, Lic. Adolfo López Mateos, quien señalaba que su valiosa aportación científica a la televisión mundial era un claro ejemplo de la alta capacidad de los mexicanos.

En junio de 1964 el Ing. Guillermo González Camarena consiguió un objetivo largamente perseguido: que se le concediera la fábrica mexicana de televisores Majestic para su control y operación, con lo que podría producir en masa televisores a color hechos en México. Esta concesión se la debió a otro gran mexicano, don Emilio Azcárraga Vidaurreta, quien le proporcionó siempre todo su apoyo moral y económico, convencido del profundo valor social y humanístico de la obra del genio mexicano.

El 5 de abril de 1965 fue nombrado Consejero de la Dirección General de Educación Audiovisual por la Secretaría de Educación Pública, con lo que tuvo a su alcance la realización de otro de sus sueños: que la televisión sirviera también para la enseñanza. Así, puso a la televisión al servicio de la educación y, en coordinación con la Secretaría, puso en marcha ambiciosos proyectos de docencia, de entre los que destaca la Telesecundaria.

Su carrera iba de mejor en mejor, alcanzando objetivos cada vez más elevados, pero lamentablemente las tragedias no respetan nada y llegan justo cuando menos se les espera, como el 18 de abril de 1965, cuando el Dr. Guillermo González Camarena, que entonces contaba 48 años de edad, regresaba de inspeccionar un transmisor en el Cerro de las Lajas, Veracruz, y sufrió un accidente automovilístico que le costó la vida…

Fue así como México –y el mundo– perdió a un gran hombre, quien le dio a la humanidad uno de los más bellos regalos: la televisión a colores, y no sólo eso, sino que aun tuvo tiempo en su fructífera existencia de obsequiar al mundo con bella música de su inspiración, en su faceta de compositor.

El 18 de abril de 1970 se instituyó el “día del técnico de la televisión”, que a partir de entonces se celebra cada año en memoria del Dr. e Ing. Guillermo González Camarena, pionero de la televisión mundial.

Repertorio de Guillermo González Camarena


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.