Sociedad de Autores y Compositores de México
Facebook Twitter Instagram
RSS Newsletter

Nuestros socios y su obra


Armandikko

(Armando Aniceto Balcazar Carreño)



Armando Aniceto Balcazar Carreño nació en Veracruz, Veracruz. Hijo de don Armando Balcazar, popular músico veracruzano, famoso en los Portales de Lerdo.

A la edad de ocho años, Armando se inició en la música, tocando la marimba y la batería al lado de su hermano mayor, Richy. Ambos aprendieron de su padre.

A sus escasos 10 años, Armandikko vivió una experiencia fortuita, ya que en una presentación de la inolvidable cantante, Toña La Negra, en un evento de mucha importancia, el baterista del grupo de la artista no se presentó, por lo que llamaron al pequeño Armando a ocupar ese lugar junto con músicos experimentados como Hugo Cevallos, guitarrista, Armando Pazos, pianista, y el bajista conocido en el medio musical como El Vitillo.

Después de haber realizado estudios de solfeo y piano, Armando, como pianista del grupo Nimbus, tuvo la oportunidad de trabajar en el mejor centro nocturno de Veracruz y de acompañar a afamados cantantes como Manolo Muñoz, Denise de Kalaffe, Silvana di Lorenzo, Álvaro Dávila, Héctor Meneses, Marty Cossens, Los Arraigada, Celio González, Rosy Mendoza, Lin May, Tongolele y varios más, así como a artistas locales.

Posteriormente se integró al Grupo de Roy Ávila y su hermano Rully, quien fuera bajista original de Los Hitters, grupo que popularizó la canción Hombre respetable. Con ellos trabajó algunos años en los que adquirió conocimientos y experiencia para acompañar e interpretar, hasta que le llegó la oportunidad de viajar al Distrito Federal para tocar y dirigir a Germaín y sus Ángeles Negros, con quienes grabó varios discos, durante cinco años, para las marcas EMI, Vibrasonik y Orfeón, compartiendo grabaciones con Rudy Sánchez, Chamín Correa, Peque Rossino, Fidel Mendo, Al Martínez y el bajista Juan Bosco, con quienes realizó giras a Centroamérica y Estados Unidos, en escenarios como el Convention Center, Million Dollar, y muchos más.

Regresó al Puerto de Veracruz para trabajar por su cuenta, creando un total de 59 jingles para radio y televisión, de empresas de toda índole y además grabó tres discos de larga duración, con su grupo y donde él cantó sus propios temas, en MBK Studios, en Vibrasonik y en el estudio de grabación de Los Flamers.

Armando participó en dos festivales de la Canción Romántica local, y en 1989 en Valores Juveniles Bacardí, en donde quedó entre los 24 finalistas, lo que le valió que el productor Luigi Lazareno se fijara en su talento y le grabara un disco, con 12 temas de su autoría, para la compañía Emi Capitol.

Paralelamente sus canciones fueron grabadas por aristas y grupos como El Super Show de los Vázquez, Los Junior Klan, Nativo Show, Alfredo y sus teclados, Los Flamers, Paty Santos, y con su grupo acompañó durante dos años a Laura León en presentaciones por toda la República Mexicana.

En 1995, se llevó a cabo en Boca del Río, Veracruz, el 1er Festival de Salsa Internacional, al que el Comité Organizador lo invitó a participar como Director Musical, haciendo el opening y clausura. En dicho festival actuaron Eddie Santiago, Óscar De León, Al Ponceña, Willie Colón, Celia Cruz, Irving Lara, Montalvo, Faby, Orquesta Algo Nuevo, Rey Ruis y muchas figuras internacionales.

En 1996 repitió como Director Musical del mismo festival, igualmente con las estrellas más grandes de la salsa y haciendo otro opening y clausura y colaborando con la organización. En ese mismo año concursó con tres temas para la música del Carnaval de Veracruz, y en México, Paty Santos le grabó el tema Volvió la tumba hombres, canción que encabezaba el compacto de esta artista

Igualmente con sus hermanos, que también tocan con él, y un par de coristas, Marcel y Claudia participó en la película Bonita con Itatí Cantoral y Armando Araiza.

En 1997 volvió a residir a la ciudad de México para acompañar a Los Impala, y tocar para Sociatur, con Gabriela Fernández, en todas las casas de cultura del Distrito Federal, combinando esta actividad con producciones independientes para varios artistas.

A lo largo de su carrera musical, Armandikko ha acompañado también a artistas de la comedia, como Los Tepichines, Carlos Donald, Mauricio Herrera, Mingo de Acapulco, Jorge Falcón, Raúl Fernández, Lalo El Mimo, Alex del Castillo, Doña Lencha, y a intérpretes como Mario Pintor e imitadores como Maru Zapata.

También trabajó como Director Musical, durante cuatro años y medio, con el comediante Carlos Eduardo Rico, participando en programas televisivos como Fábrica de Risas, Desmadrugados, y Teletón 2008; además en palenques, y ferias de pueblo. En Estados Unidos, de nuevo, en el Million Dollar, Miami, y el Teatro Olimpia de Chicago, alternando con Teo González, Cedelonio, La Chupitos, El Costeño, Cecy Casanova, y El Norteño.

Como compositor escribe parodias que actualmente suenan en la radio de provincia, en Veracruz y Guadalajara específicamente, así como jingles producidos por él, para distintas empresas y establecimientos comerciales.

Su lema es: “Soy músico, soy creativo y siempre quiero trabajar.”

Entre sus composiciones más sonadas en la radio y exitosas en ventas están:
La torta, con Alfredodo y sus teclados; Juana 2, con Los Flamers; Volvió la tumba hombres, con Paty Santos; Te extraño y Danzarina del amor, con Nativo Show; Lo que faltó fue hablar, con Juniors Klan; Tic tac y La Chunchaca, con el Súper Show de los Vázquez, y muchísimos jingles en todo el país.

Lo más reciente de su producción es un tema donde Jesús Armando, su hijo de 13 años, quien ya se perfila como compositor, colabora con él en una canción que grabó el Grupo Cañaveral, titulada Cumbia a Místico¸ dedicada al famoso luchador mexicano.

Repertorio de Armandikko


Se autoriza la reproducción total o parcial de esta biografía, siempre y cuando se mencione a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), como la fuente.